El precontrato de trabajo lo utilizan muchas empresas en España tanto para atraer talento nacional como incluso extranjero.

Antes de meternos de lleno en el tema, desde ADMINAGÉS, tu asesoría de confianza en Zaragoza te contamos qué es un precontrato laboral y cuáles son sus características.

Se conoce por precontrato el compromiso formal de las partes de celebrar un contrato laboral. Basta la concurrencia de la oferta y aceptación de unas condiciones de trabajo cuyo incumplimiento puede dar lugar a indemnización por daños y perjuicios.

Es más que probable que algunos no sepan distinguir entre una oferta de trabajo y un precontrato, pero para eso estamos en ADMINAGÉS, para asesorar y aclarar cualquier asunto relevante para tu empresa.

Como ya hemos dicho, la finalidad de un precontrato es celebrar un futuro contrato laboral que, por determinadas circunstancias, no se quiere o no se puede formalizar en ese momento.

Por el contrario, la oferta de trabajo es la declaración unilateral de una voluntad, que no es otra que firmar un determinado contrato. La oferta de trabajo ha de ser completa, debe contener los elementos esenciales del contrato, característica que no se da en el precontrato.

Otra de las diferencias entre ambas figuras es que la oferta tiene un carácter exclusivo mientras que para exista un precontrato es necesario la voluntad tanto de la empresa como la del trabajador.

Pero desde ADMINAGÉS, tu asesoría de confianza en Zaragoza te contamos que no hay una forma 100% objetiva de saber cuándo estamos ante un precontrato o ante una oferta, es por esto que es relativamente común que surjan disputas entre la empresa y el trabajador.

Aquí te dejamos unos ejemplos de situaciones reales en las que los tribunales han determinado que no estamos ante un precontrato de trabajo:

-La mera manifestación de intenciones no puede considerarse precontrato.

-Una declaración unilateral de la intención de celebrar un determinado contrato, sin que exista concurrencia de la voluntad de las partes.

-Una mera promesa de contratación.

-Comunicarle verbalmente a un candidato que finalmente es el escogido para un puesto de trabajo.

¿Y si se incumple un precontrato laboral?

Si es la empresa quien lo hace, el trabajador podría pedir una indemnización por los daños y perjuicios debido a los gastos que hayan podido incurrir.

Si, es el trabajador quien incumple el precontrato, la empresa también podría reclamar daños y perjuicios por los posibles beneficios perdidos.

El precontrato laboral también puede darse en trabajadores extranjeros. En general, el precontrato será válido cuando el trabajador cumpla la condición de obtener la autorización de residencia y trabajo y cuando el empresario le dé de alta en el sistema de la Seguridad Social.

Existen dos formas principales de establecer un precontrato de trabajo: por escrito o verbalmente.

En este sentido, hay que tener en cuenta que una promesa verbal de contratación no es considerada como un precontrato y no supone la obligación de formalizar el contrato de trabajo en un futuro, por eso es mejor hacerlo por escrito.

Si necesitas ayuda con la gestión laboral de tu empresa, entre otros, en ADMINAGÉS, tu asesoría de confianza en Zaragoza, te ofrecemos nuestros servicios.